PRIMEROS PASOS EN LA LIMPIEZA CON AGUA PURA

Si te has planteado comprar un equipo de limpieza con agua pura seguramente te haya surgido más de una duda:

¿Cuál es el procedimiento?
¿Cuál es el equipo mínimo necesario?
¿Qué sistema debo comprar?

Te explicamos el fundamento y algunos consejos que te pueden interesar antes de dar tus primeros pasos.

Aunque hay otras posibilidades, el procedimiento habitual de limpieza es con cepillo y pértiga alimentada por agua pura .
En esencia, el método es muy sencillo: el agua procedente del sistema de filtración o de un depósito llega hasta el cepillo situado en el extremo de una pértiga que nos permite alcanzar el punto a limpiar.

Se humedece la superficie a la vez que se acompaña con un suave cepillado. El agua pura absorbe todas las moléculas que encuentra a su paso, sean partículas grasas, cal, polvo, en definitiva, restos de suciedad de todo tipo, se satura de suciedad y con ayuda de un leve aclarado cae al suelo. Las pequeñas gotas que quedan en la superficie son de “agua pura”, por lo que al evaporar no dejan marcas, ya que las marcas no las deja el agua en sí, sino los restos de cal y otras sales o partículas que encontramos normalmente en el agua de la red.

Los elementos imprescindibles del equipo para poder hacer estos trabajos son:

Sistema de filtración

Con el sistema de filtración producimos el agua pura que necesitamos a partir de agua de red.

Para esto encontraremos en el mercado dispositivos basados en dos tipos de tecnología: la osmosis inversa y la desionización mediante resinas.
La elección uno u otro tipo responde a principalmente a la intensidad del uso que vamos a dar al filtro.

Prometemos toda la información extendida en una próxima publicación ????

Mangueras de conducción

Para hacer llegar el agua hasta el cepillo debemos disponer de:

  • Manguera de transporte (10/15 mm): Transportan en agua desde el sistema de filtración o almacenamiento hasta el punto de trabajo.
  • Manguera fina (macarrón) (5 mm): Sube el agua hasta el cepillo a lo largo de la pértiga y puede ir integrada en la misma.

Deben estar construidas para soportar la presión del sistema de impulsión.

Las mangueras de transporte de  gran diámetro ocasionan menos pérdidas de presión en largas distancias y permiten caudal suficiente para varios operarios.
No obstante, siempre que es posible es preferible trabajar con mangueras finas que resultan más manejables a la hora de moverlas o enrollarlas.

Pértiga

Es la herramienta de mano; la “espada del guerrero“.
En esencia un tubo en cuyo extremo se instala el cepillo y que por su longitud nos permite alcanzar la superficie que queremos limpiar.
Sus características determinan especialmente la usabilidad del sistema en relación al alcance y la facilidad de manejo.

Su longitud suele ser regulable mediante alguno de los siguientes sistemas:

  • Modular: se van empalmando elementos cuando necesitamos aumentar la longitud del conjunto.
  • Telescópico.
  • Combinado → Unger nLite Connect (más info…)

Las pértigas se fabrican con distintos materiales:

  • Aluminio
  • Fibra de vidrio
  • Fibra de carbono
  • Combinación de los anteriores

Cada uno de estos componentes le aporta distintas cualidades de resistencia, ligereza y rigidez.

Los diferentes materiales, sistemas constructivos y otras características permiten combinaciones ajustadas a todas las necesidades y preferencias.

Cepillo

Nunca se otorgará al cepillo toda la importancia que se merece.

Cada cepillo debe ajustarse en lo posible a las circunstancias variables de cada limpieza:

  • Tipo de suciedad y nivel de ensuciamiento.
  • Altura de trabajo.
  • Dimensiones, contornos y relieves de la superficie.
  • Ángulo de trabajo.
  • Resistencia al rayado del acabado.
  • Etc.

Teniendo en cuenta todas ellas podemos elegir el cepillo que más se ajuste en función de sus características:

  • Peso
  • Longitud
  • Forma (ovalado, rectangular, múltiple ángulo…)
  • Tipo de cerdas (forma, grosor, material, longitud…)
  • Disposición de las cerdas (ubicación, orientación, densidad…)
  • Sistema de instalación sobre la pértiga.

Aunque hay cepillos muy versátiles, disponer del cepillo más adecuado en muchas ocasiones reduce el esfuerzo y los tiempos de trabajo y mejora el resultado.

A la hora de decidir la inversión debemos considerar el uso que vamos a dar a nuestro sistema.
El mercado ofrece equipos acordes con las necesidades de cada caso.

Si vamos a utilizar nuestro equipo de manera esporádica podemos decantarnos por un kit diseñado para pequeñas o para grandes limpiezas.
Al comprar un kit consigues mejor precio del conjunto y puedes usar sus componentes cuando decides dar el paso hacia un equipo sin limitaciones.

Si tienes claro que vas a darle mucha caña al equipo de limpieza con agua pura, un sistema de filtración por osmosis inversa será un acierto pleno.

Existen accesorios que permiten ampliar las posibilidades del sistema (cuellos de cisne, reguladores de caudal, rociadores, etc.).

En Limpiacristalesonline podemos ayudarte a elegir un conjunto de escala ajustada a lo que necesitas.
Además te ofrecemos el soporte de repuestos y cursos de formación básica para iniciarte o formar a tus especialistas.
No dudes en ponerte en contacto con nosotros si necesitas asesoramiento.

share post:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *